Un año de amor y sexo en Onda Mini

El programa pionero de la educación sexual en la radio española, Amor y más, cumple un año de antena en Onda Mini con una audiencia creciente de jóvenes de 13 a 20 años que participan activamente en los debates – en directo-asesorados por expertos en los que se analizan los temas del amor y el sexo con un lenguaje abierto y sin tabúes.

El programa, dirigido y presentado por Rocío Fernández, se emite los jueves de 10 a 11.30 de la noche. El sexólogo doctor Ifigenio Amezúa, que dirige el Instituto de Sexología de Madrid, coordina el grupo de expertos.

El otoño pasado el programa inició una segunda etapa, que hoy prosigue, con la inclusión de temas más amplios y variados de lo habitual en estos espacios. En reconocimiento del rigor del programa de Rocío Fernández el Instituto de la Juventud colabora desde entonces con éste.

La directora y presentadora explica: «El amor y la sexualidad son algo más que embarazos adolescentes, sida o ETS, y por ello Amor y más se ocupa también en su nueva etapa, junto a los habituales temas de prevención, de otros aspectos de los que casi nadie habla y que son sin duda la parte más bonita del amor y de la sexualidad. En esta sociedad todo, incluido el sexo, se hace hoy con prisas y al final lo que la sociedad occidental vende, y lo que ven los adolescentes, es que sexo es igual a coito. Se llega al sexo por el atajo, y con ello nos estamos perdiendo lo mejor en el camino porque dejamos en la cuneta todo un mundo de emociones que habría que tratar de recuperar».

Rocío Fernández resalta que la participación nunca es más intensa y las llamadas más numerosas que cuando el tema monográfico a debate es de orden fundamentalmente sentimental, como el amor y el enamoramiento en los jóvenes. En cambio, en las cuestiones más claramente sexuales las preguntas más interesadas «y a veces las intervenciones más crudas» se producen cuando se habla de masturbación.

El equipo de sexólogos y sexólogas se reparte el trabajo en el programa según los temas concretos que cada semana deben tocarse. La participación muy desinhibida – aunque a veces se oyen voces de «tengo que colgar, que llegan mis padres»-de los adolescentes en directo es un componente fundamental del programa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *